Volver a Portada
N 18 - Enero 2007
[ISSN 1886-2713]
Arqueloga  

:::I. La Arqueologa en Canarias:::

Diversos motivos arqueolgicos: casa de piedra, punzn, collar y cuentas

Con este texto damos inicio a una serie artculos dedicados a uno de los procesos histricos ms interesantes y enriquecedores a los que ha asistido el archipilago canario. Nos referimos al nacimiento de una disciplina cientfica dedicada a la reconstruccin del rico pasado de nuestras Islas: la Arqueologa.

La Arqueologa

Podemos entender la Arqueologa como aquel tratado de todas las cosas antiguas. La palabra arqueologa tiene su origen en un trmino griego formado por los vocablos αρχαιος (viejo o antiguo) y λογος (ciencia). Los arquelogos estudian las sociedades antiguas a travs de sus restos, gracias a tcnicas de excavacin, a la localizacin superficial, y a toda una vasta serie de procedimientos para analizar los restos encontrados. En este mbito, se puede afirmar que la disciplina lo estudia todo, tenga valor artstico o no, y siempre dentro de una secuencia espacial y temporal.

Dicha prctica, a pesar de tener una vieja tradicin en nuestras Islas, resulta ser muy joven si es comparada cronolgicamente con otras disciplinas. La Arqueologa en Canarias ha venido consolidndose gracias a investigadores de primer nivel, que han supuesto un equilibro en los frecuentes altibajos que estos estudios sufran en el Archipilago, y que propiciaron, entre otros aspectos, la desaparicin o destruccin de numerosos vestigios de nuestro pasado ms antiguo.

En el proceso de construccin de la identidad canaria, el estudio arqueolgico ha sido en algunos casos determinante. Recientemente se ha publicado una obra en la que el profesor Juan Francisco Navarro Mederos, entre otros autores de gran vala, aclara muchas dudas en lo referente a la construccin de dicha identidad canaria, y afirma que el inters por el pasado ha estado profundamente marcado por procesos polticos e ideolgicos que amparndose en diferentes smbolos han justificado acciones sociales en una continua bsqueda y definicin de la Identidad Nacional Canaria (Navarro Mederos et al. 2005: 15-19).

Este factor, entre otros muchos, marcar el proceso de investigacin histrica en nuestro Archipilago, as como el proceso de construccin de la disciplina. El debate abarca tanto los objetivos y resultados de las investigaciones, como el uso adecuado de la terminologa usada para el estudio de la materia. Especialmente polmica es la utilizacin de vocablos como Prehistoria, Protohistoria o aborigen. Tratemos de definir brevemente estos conceptos...

Diversos motivos arqueolgicos: crneo, cuentas, punzn y cuchara

Los conceptos y el debate

Segn el esquema acadmico tradicional, una comunidad humana ocupa un lugar en la evolucin histrica en funcin de su relacin con la escritura. La utilizacin de este recurso cultural revela que el modo de tratar ciertas necesidades sociales ha crecido intelectualmente. Todo parece indicar que la aparicin de la escritura estuvo vinculada a la organizacin de la subsistencia. Contar los bienes disponibles para vivir durante un tiempo que se haba de calcular, resulta indispensable para cualquier grupo que quiera controlar su relacin con la naturaleza de la que forma parte. La acumulacin y la distribucin de los productos del trabajo humano requera matemticas, pero tambin codificacin legislativa, es decir, normas que regularan la convivencia. Y, a partir de aqu, se establecen otros usos que poco a poco van dotando de un perfil literario a una parte muy amplia de las sociedades.

Sin embargo, algunas comunidades desarrollaron su cultura a travs de la transmisin oral. Como en el caso de los pueblos amazighes, han conocido la escritura y la han aplicado a esas operaciones de subsistencia y en mbitos ldicos o funerarios, por ejemplo, pero aspectos como la educacin, el derecho o la literatura se han construido sobre una comunicacin preferentemente oral. En consecuencia, el enfoque tradicional en la ciencia histrica requiere no pocos matices a la hora de examinar estas otras manifestaciones de la cultura humana.

Por lo expuesto hasta aqu, es evidente que las nociones clsicas de prehistoria, protohistoria e historia deberan manejarse con algn escrpulo en relacin con el pasado de las Islas. Aunque los estudios (epigrficos) de las inscripciones amazighes de Canarias no permitan todava obtener una informacin muy concreta y fiable, queda claro que la escritura no era desconocida para las poblaciones isleas. Es ms, las ltimas investigaciones sealan usos matemticos y astronmicos sin duda relevantes. Luego, hablar de prehistoria de Canarias parece fuera de lugar, aunque la comodidad de los convencionalismos haya extendido el empleo de ste y los otros trminos relacionados. Quiz, de forma transitoria, hasta que seamos capaces de transcribir y traducir las fuentes escritas de carcter nsuloamazighe, podra pensarse en utilizar la nocin de protohistoria, ya que nuestro conocimiento de ese pasado se basa sobre todo en fuentes contemporneas firmadas por extranjeros. Pero esto no resuelve los problemas, ya que significa marginar el papel de la tradicin oral como memoria y expresin evolutiva de ese pasado.

En realidad, la cuestin que se ventila es si existe o no una continuidad histrica entre las gentes y la cultura amazighe de entonces y la actual, de manera que el corte introducido por la irrupcin europea habra marcado dos momentos antropolgica y culturalmente distintos. De ah la generalizacin del concepto aborigen en el discurso acadmico y poltico dominantes en Canarias durante tanto tiempo, pues el trmino hace referencia a los habitantes ms antiguos de un determinado territorio, que se distinguen de la poblacin asentada en l con posterioridad.

Por descontado, negar la conmocin que represent la ocupacin europea de las Islas sera absurdo. Pero ni siquiera la tesis del genocidio, a pesar de la importante sangra demogrfica, se sostiene ya a la luz de las recientes investigaciones genticas. Un pueblo, sometido a una fuerte presin social, puede incluso abandonar su lengua, pero otra cosa diferente es que su cosmovisin, su relacin con el mundo, cambie de forma radical. En Canarias, slo la introduccin del capitalismo, que ha modificado de manera abrupta las estructuras y las dinmicas econmicas, est provocando una acelerada descomposicin identitaria (como en muchos otros sitios del planeta). Sin embargo, aunque menguante, todava hoy es posible reconocer la impronta del pasado ms antiguo en la cultura islea actual, nutrida adems con un mestizaje de siglos, por supuesto, pero que no ha llegado a liquidar ese ingrediente amazighe. Por eso, nos parece ms oportuno considerar ese pasado en una secuencia integrada, como historia antigua del desenvolvimiento insular, donde sus habitantes ocupen la condicin de nativos, antepasados o ancestros de quienes an conformamos la mayora de la poblacin originaria de Canarias.

El proyecto

En la presente serie de artculos, pretendemos describir no slo lo que es la Arqueologa, lo que busca y lo que pretende, sino que intentaremos aclarar algunos de los aspectos del desarrollo histrico de la disciplina en nuestro Archipilago, desmitificando muchos de los tpicos que sobre el mundo nsuloamazighe se han vertido en estas ltimas dcadas y que son cientficamente incongruentes.

En este proyecto que aqu iniciamos, encontraremos numerosos problemas que poco a poco trataremos de abordar. Problemas en algunos casos etimolgicos o de septicidad de ideas en la utilizacin de ciertos vocablos, como los anteriormente mencionados.

En prximos captulos entraremos de lleno en los inicios del anticuarismo en Canarias o, lo que es lo mismo, iniciaremos la andadura por el conocimiento cientfico de la historia antigua del archipilago canario. Despedimos la presente introduccin citando el prlogo de la obra de Sabino Berthelot [1978: 3-4], Antigedades Canarias, recogiendo de esta manera las palabras del Marqus de Gerona:

En busca de esos vestigios del hombre que fue,
que siempre dice algo al hombre que es,
y que de tan alta enseanza pueden servir al hombre que ser.

Bibliografa y textos complementarios

ARCO AGUILAR, Mara del Carmen del; M. Jimnez Gmez; J.F. Navarro Mederos. 1992. La arqueologa en Canarias: del mito a la ciencia. Santa Cruz de Tenerife: Ediciones Canarias.

BERTHELOT, Sabin. 1978. Antigedades canarias. Santa Cruz de Tenerife: Goya.

MARTNEZ, Marcos. 2005. La Mitologa. Santa Cruz de Tenerife: Centro de la Cultura Popular Canaria. (Todo sobre Canarias).

NAVARRO MEDEROS, Juan Francisco, et al. 2005. I-dentidad Canaria. Los Antiguos. Santa Cruz de Tenerife: Artemisa Ediciones.

NAVARRO MEDEROS, Juan Francisco. 2006. Los aborgenes. Santa Cruz de Tenerife: Centro de la Cultura Popular Canaria. (Todo sobre Canarias).

Autor: Jess Agomar Gonzlez

[volver]