Volver a Portada
N 18 - Enero 2007
[ISSN 1886-2713]
Dice Chuy...  

:::Objetos y utensilios:::

La lucirnaga Chuy intenta quitarle un cuerno a nuestra cabra, para arar con l la tierra

Cuando los primeros pobladores del Archipiélago llegaron a las Islas, se encontraron con un paisaje algo distinto del que conocían en el Continente. Por eso les fue necesario adaptarse al nuevo medio con tal de aprovechar los recursos limitados que el territorio insular era capaz de producir. Para aquellas gentes era vital obtener los utensilios y los elementos materiales necesarios para su subsistencia, así como para el desarrollo de sus manifestaciones culturales y la práctica de sus tradiciones.

Sin embargo, como sucede en la actualidad, en aquel tiempo las Islas no eran iguales las unas a las otras. Lo que en una isla abundaba podía escasear en otra. Por eso, las sociedades que se establecieron en el Archipiélago evolucionaron de forma diferente, aunque manteniendo una serie de elementos comunes.

Vamos a repasar qué materiales fueron los más utilizados por los antiguos isleños para la elaboración de sus objetos y herramientas...

La cerámica

La característica principal de la cerámica antigua de Canarias es que se fabricaba a mano, sin la utilización de ningún tipo de torno.

Para su elaboración se seleccionaba y preparaba la arcilla, que sería modelada de forma manual. Una vez se había levantado la pieza, ésta se raspaba, se alisaba y a veces se le añadía la decoración, para finalmente proceder a su cocción.

Los usos más habituales de la cerámica estaban relacionados con la preparación, el transporte, el almacenamiento y el consumo de los alimentos, aunque también fue utilizada para la elaboración de elementos decorativos, ofrendas funerarias, objetos religiosos o medios de cómputo.

La piedra

Otra característica común a todas las Islas era la ausencia de metales. Hemos de suponer que las antiguas sociedades amazighes establecidas en el Archipiélago conocían el uso de la metalurgia en el Continente, por lo que aquí se vieron obligadas a aprender nuevamente algo que ya tenían olvidado: el uso de la piedra como materia prima para la fabricación de herramientas.

Los materiales usados a tal efecto eran de tipo volcánico, mayoritariamente el basalto y la obsidiana. Se aprovechaban los cantos rodados y las piezas desprendidas por causas naturales, pero también existían canteras de piedra, de las que se extraían los bloques mediante percusión.

La industria lítica fue muy importante para los antiguos isleños, hasta el punto de poder ubicar sus conocimientos técnicos dentro de fórmulas neolíticas. La piedra se encontraba presente en prácticamente todos los ámbitos, aunque tal vez los utensilios más conocidos sean los cuchillos de obsidiana y las famosas piedras de molino, con las que los isleños molían los cereales para obtener el gofio.

Pieles y huesos

El motor económico de la mayoría de las sociedades amazighes de Canarias estaba constituido por su cabaña ganadera. Cabras, ovejas y cerdos proporcionaban carne, leche y manteca con que nutrirse. Pero también la piel y los huesos de los animales sacrificados tenían su función.

Las pieles jugaban un papel fundamental en la elaboración de la ropa y el  calzado, y también servían para confeccionar recipientes de almacenaje y transporte –como odres y bolsos– y mobiliaro doméstico u objetos de adorno, de jerarquía social o utilidad común y festiva, así como para la fabricación de las mortajas funerarias.

Por su parte, los huesos fueron otro de los materiales empleados para la confección de herramientas. Tal vez las más conocidas sean el punzón y la espátula, destinadas tanto a la elaboración de la ropa como a la decoración de la cerámica. El papel de los desechos óseos dentro de la economía isleña iba todavía más allá, pues también eran transformados en útiles cuya función consistía en la obtención de nuevos recursos, como son los arados o los anzuelos.

La madera

Pino, barbusano, acebuche, sabina, drago, retama, cornical, palmera... Todos estos árboles y arbustos fueron utilizados por los antiguos isleños para la obtención de madera. Con ella, y una vez trabajada con sus herramientas de piedra, fabricaban innumerables utensilios, entre los que, posiblemente, las armas sean los más conocidos.

La madera también fue una materia indispensable en la construcción de casas, la fabricación de herramientas para la labranza y la elaboración de los ataúdes y tablones que acompañaban a los xaxos durante su último viaje.

Además, los arqueólogos han encontrado muchos objetos cotidianos fabricados con madera, como, por ejemplo, peines, cucharas, tapas de recipientes o bastones para el pastoreo. Cabe recordar que también de madera estaban hechas las añepas, los bastones de mando de los menceyes.

Los tejidos

Todo parece indicar que la industria textil no alcanzó las cotas de desarrollo conseguidas por la industria del cuero.

Los restos arqueológicos más importantes se han localizado en Gran Canaria. En el interior de varias cuevas –tanto habitacionales como funerarias–, se han encontrado diversos tejidos hechos con junco y palma, así como trenzas, cuerdas, bolsos y esteras.

¿QUÉ NOMBRES RECIBÍAN ESTOS MATERIALES Y OBJETOS?

cárisco: viñátigo, árbol cuya madera de color rojo pardo es muy apreciada en la construcción y la ebanistería.

chajasco: parihuela o camilla de madera utilizada para transportar muertos o heridos.

fora: cesta con tapa, de paja muy tupida, que se emplea especialmente para guardar el gofio.

gánigo: recipiente semiesférico, generalmente de barro, de tamaño variable.

jerén: manija de madera que hace girar la piedra superior del molino de mano.

tabona: navaja, cuchillo o lanceta de obsidiana.

tahona: molino de mano fabricado con piedra.

tarasca: tenaza, especie de tijera grande, hecha de madera, con dos pinzas como cucharas en las puntas, que se usa para coger higos chumbos.

tasufra: odre o zurrón fabricado con cuero.

tegue: greda, arcilla arenosa utilizada para la elaboración de la cerámica.

Autor: Chuy

[volver]